MIS COSAS CON BUEN HUMOR Y NOSTALGIA

Ir con una sonrisa por la vida...

http://fviso.blogspot.es/img/rie.jpg 

Que en todas las profesiones ocurren situaciones graciosas para el espectador ajeno, no cabe ninguna duda. Hay ocasiones en que nos pillamos un cabreo interno (muchas veces no manifestado) cuando algún cliente nos solicita una estupidez o nos pone en alguna situación ridícula. Ayer comentaba con unos amigos situaciones de este tipo que vistas desde fuera demuestran lo esperpéntica que puede llegar a ser nuestra actuación, o la de otros, en algunos casos. Uno de ellos, bombero de profesión, contaba avisos que habían tenido en los últimos días, desde una señora que no había especificado su urgencia y les llego a llamar para abrir un tarro de mayonesa, a una pareja que en su fogosidad amorosa y practicas extrañas habían quedado atrapados atados  a una cama por unas esposas que se negaban a abrirse, el problema fue mayor cuando uno de los bomberos descubrió que era su novia la atada a la cama.

Macabra fue la anécdota de la enfermera de urgencias que al oír sonar el móvil de un lesionado grave, lo cogió para contestar sin saberlo a la madre del mismo, Pero la mas divertida fue la de aquel grupo de empleadas de un Centro comercial a las que un cliente advertía sobre un boleto de la bono loto que les había regalado y que al parecer sus números habían salido premiados. El revuelo y la alegría les hicieron tomar la decisión unilateral de cerrar el centro, comenzaron a celebrarlo a base de champán cogido de las estanterías del establecimiento, hasta que alguien se dio cuenta que el boleto supuestamente premiado, pertenecía a un sorteo anterior. Fue dificil explicar a la Dirección el revuelo formado y recuperar horas perdidas, pagando además el champán que se bebieron.

Otra situación divertida fue contada por una ginecóloga cuyos dos hermanos hacían guardia en el servicio de urgencias llegándoles una joven con dolores abdominales, ambos, no detectando nada anormal, remitieron a la joven a Ginecología y horas después cuando todos se encontraron en la cafetería preguntaron a su hermana por la paciente, siendo la respuesta de esta ante la sorpresa de todos: un crío de tres kilos. Los hermanos se pusieron a discutir sobre como se les podía haber pasado por alto el embarazo y en ese momento parecieron los padres de la ingresada preguntado por su hija, al recibir la misma respuesta el padre soltó un ¡No puede ser si mi hija no sale nunca!, a lo que la madre cortándole respondió. ¡No saldrá, pero que alguien entra en casa no cabe duda!

Rizando el rizo, un informático contaba como tratando de arreglar telefónicamente una avería en un ordenador, le indicó al cliente “arranque el disco duro” y este fue y lo arrancó de cuajo siguiendo al pie de la letra las instrucciones del técnico. Y, es que no estamos ninguno libre de padecer estas situaciones que si en un primer momento nos descolocan, son la sal de la vida, momentos divertidos a los que hay que sacar su parte cómica aunque en ocasiones nos hayan desesperado, la vida tiene su humor propio y hay que saber buscarlo, antes de explotar en situaciones comprometidas deberíamos tratar de verlas con ese cristal critico del humor, supongo que la vida seria mas amable y todos terminaríamos riendo en lugar de frunciendo el ceño.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: