MIS COSAS CON BUEN HUMOR Y NOSTALGIA

MIS COSAS CON BUEN HUMOR Y NOSTALGIA

ENLACE AL NUEVO BLOG: http://fviso.blogspot.com

Algarada...

Escrito por fviso 22-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://fviso.blogspot.es/img/algarada.jpg 

No era el momento, no era el lugar y quizá tampoco eran las gentes que me rodeaban. Un tumulto ingente coreaba canciones y eslóganes que no terminaba de asumir, aquella manifestación no era política, ni siquiera deportiva con el fervor de las gentes coreando a su equipo, me vi, rodeado de vociferantes enardecidos con los que no compartía otra cosa que la propia calle en la que me sentía acorralado. Sorprendido y temeroso, de que se me confundieran con ellos traté de salir de entre aquella masa que por momentos perdida el control, mientras a lo lejos escuchaba sirenas e intuía carreras de gentes tratando de escapar como yo de aquella muchedumbre o de la policía que ya hacia acto de presencia tratando de imponer orden.

Solo por la prensa y al día siguiente supe que se trataba de un grupo de revoltosos estudiantes que se habían congregado en la calle para celebrar el fin de curso, Pensé en mis años de estudiante en los que como mucho sacábamos de paseo una pequeña figura de de San Raimundo de Peñafort, patrono de Derecho y procesionábamos con ella por las calles cercanas a la facultad, allá en la Plaza de Anaya, siempre había alguien que se pasaba de copas, pero nunca llegamos a molestar a nadie, nunca tuvo que intervenir la policía a pesar de que eran tiempos en los que la represión seguía presente y los grupos de mas de cinco personas eran disueltos inmediatamente. Eran otras maneras de celebrar las cosas, otras formas y modos en los que como mucho se provocaba la sonrisa del espectador ajeno a aquella celebración. Hoy con tristeza he recordado aquellos tiempos pasados en los que cuando gritábamos en la calle era por la libertad y la justicia, cuando nos manifestábamos lo hacíamos con la sobriedad y energía que una situación injusta nos exigía. Eran otros tiempos en los que el impulso de la juventud quizá aleccionada por consignas dejadas caer sibilinamente por los Catedráticos idealizaba y peleaba con objetivo cierto y justo hoy me he sentido triste, el tumulto solo tenia como fin desahogar quizá frustraciones ante el futuro incierto de una juventud desilusionada y sin un objetivo concreto. Son otros tiempos…Son otras algaradas...

Su EXCALIBUR diario...

Escrito por fviso 18-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://fviso.blogspot.es/img/excalibur.jpg 

Creo que siempre fui bastante observador y en ocasiones silencioso testigo de muchas situaciones en las que sin saberlo, la gente termina retratándose tal y como es y no como aparentan o tratan de aparentar ente los demás en su trato diario. Pocas veces me he equivocado en las conclusiones y cuando así ha sido inmediatamente he rectificado en mi manera de pesar y quizá actuar ante aquella persona.

Uno se equivoca, al valorar situaciones, ya que nunca, por mucho que se intente y toda la buena voluntad que se ponga, puede ocupar el lugar de otro que quizá sufra, o celebre una situación concreta, al igual que nadie puede ponerse en la situación de uno, cuando se esta de bajón o pasando una mala racha. Cada uno es cada uno y cada cual cada cual que diría el saber popular, pero también es verdad que podemos acercarnos mucho a través de actitudes que se nos manifiestan espontáneamente y sentir lo que vulgarmente se conoce como “cuestión de piel”, en la que uno se siente cercano a otra persona y capaz de compartir sin necesidad de una comunicación mayor, una sintonía en pareceres, actitudes e incluso objetivos.

En el entorno de trabajo, uno se vuelca en lo que puede, con quien demuestra esa capacidad de trabajo e ilusión por lo que hace y trata de ayudar en la labor arrimando el hombro incluso saliéndome fuera del trabajo encomendado y es que no puedo negar que admiro a las personas trabajadoras que dejan fuera cuestiones personales, que corren todo el día tratando de dar solución a problemas, sin dar si quiera la sensación de la labor tan enorme que realizan, quizá por que yo hice lo mismo y me siento identificado con ellas, frente otras que necesitan pregonar cada paso que dan aparentando una labor que en realidad no hacen.

Admiro la tenacidad, la constancia, el empeño en dar lo mejor de uno mismo y cuando reconozco estas, voy a llamarlas virtudes, en otros, algo se mueve en mi para aportar mi granito de arena y ayudar si es posible a la consecución del fin buscado.

Tengo suerte, a mi alrededor hay un grupo de estas personas y mi aprecio por ellas aumenta de día en día cuando las veo luchando como hice yo, por eso no puedo sustraerme en hacer hoy un elogio de estos luchadores, que en silencio cumplen con su labor en un esfuerzo diario muchas veces no reconocido tratando de arrancar de la roca la espada clavada del trabajo diario, Su "Excalibur" soñada, su meta bien ganada...¡Va por vosotr@s...!

Tiempos modernos...

Escrito por fviso 12-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://fviso.blogspot.es/img/tiemposmodernos.jpg 

Tiempos modernos, donde la tecnología todo lo invade, donde se han hecho realidades soñadas por Verne y Asimow, en las que ya no sabemos vivir sin un móvil pegado a la oreja, un televisor encendido, aunque ni lo miremos ni escuchemos en muchas ocasiones, sin un vehículo que nos mueva en la ciudad o un portátil que nos mantenga en contacto con todo el mundo a través de Internet y líneas de alta velocidad.

Tiempos modernos en los que la tecnología ha invadido nuestro trabajo quizá restando mano de obra en cada empresa y en la que cuando las líneas  de conexión caen, nos sentimos unos auténticos inútiles sin información, sin poder aporrear un teclado en busca de información. Hoy leía un artículo en el que se hablaba de los libros digitales y la explosión de ventas de los mismos así como de un comentario asegurando que los pequeños cometen menos faltas de ortografía desde que han comenzado a utilizar habitualmente este artilugio. ¿Que tendrá que ver una pantalla digital frente al papel para que esto ocurra?, uno no acierta a comprender la relación causa efecto y permitir que pese a ser un forofo de toda nueva tecnología, siga decantándome por el tacto del papel y la tinta impresa para leer mis obras preferidas, del bolígrafo y la hoja en blanco para tomar mis notas antes de plasmarlas en este blog. Reconozco que los nuevos tiempos han traído nuevas formas, nuevos modos de relacionarse y contar las cosas, nuevos medios para la labor diaria, que terminan esclavizándonos y haciéndonos dependientes de esa tecnología que todo lo invade. Ya a casi nadie se le ocurre teclear sobre una Olimpus, como comentaba hace unos días en uno de sus artículos Javier Marías, la mía ha quedado arrinconada en un trastero y ni siquiera la quieren en las tiendas de compraventa de segunda mano.

Hoy buscar una cabina de teléfonos para llamar a casa, parece como algo arcaico, inusual.

Pues bien, no solo estos tiempos han cambiado las herramientas de comunicación, también han cambiado las relaciones personales, nos comunicamos no frente a una caña en un bar, si no a través del correo electrónico en el mismo móvil, hay quien estando a menos de tres metros te envía un correo para decirte no se que, nos vemos las caras enviando las fotos a través de la aplicación instantánea y en el peor de los casos los SMS no hay quien los traduzca al estar escritos en una jerga especifica para ahorrar letras en cada palabra y luego dirán que hay menos faltas de ortografía entre los menores cuando son ellos quienes suelen utilizar este medio y lenguaje incomprensible. Tiempos modernos en los que todo cambia con una rapidez inusitada en los que muchos siguen negándose a utilizar un ordenador habiendo quedado convertidos en analfabetos digitales relegados de un mundo que cada día nos presenta algo nuevo, son tiempos modernos y que le vamos a hacer, habrá que seguir adaptándose a los mismos si uno no quiere terminar aislado en esta marabunta de la comunicación.

Ahora cumpliria 100 años...

Escrito por fviso 11-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://fviso.blogspot.es/img/mipadreyyo.jpg 

Cumpliría este año 100 años, su recuerdo permanente mantiene mi espíritu en alto, no dejando que caiga en la tentación de flaquear en ningún momento, como no lo hizo él tratando de buscar durante toda su vida una solución, al hijo que tuvo la mala fortuna de padecer de la polio. Su fuerza y espíritu alegre era capaz de perseguir un sueño sin decaer en ningún instante. Allá donde podría existir algún remedio, alguna solución, acudía raudo aún a sabiendas de que no era factible encontrarlo. Se que muchas fueron sus decepciones, muchos los kilómetros recorridos, muchas la entrevistas con médicos y rehabilitadores, con ortopedas y traumatólogos, sin perder la esperanza de encontrar en algún momento remedio o alivio.

Se, que fueron años difíciles en los que todo estaba en pañales, la cirugía infantil aunque rudimentaria, algo llegó a solucionar, no existían medicamentos y solamente un rehabilitador contratado por horas, pasaba por casa para ejercitar mis músculos afectados, con la esperanza de revivirlos en algún momento. Horas y horas de ejercicio, de muy poco sirvieron durante años, hasta que sin perder esa esperanza, todo quedó parado por las indicaciones de los galenos de que era perder el tiempo y tirar el dinero en algo que ya no tenia solución.

Hay ocasiones en las que pienso que algo quedó de todo aquello, sin él saberlo, me transmitió algo muy importante, la constancia, el no decaer nunca ni dejar que el desanimo invadiera mi vida. Nunca me sentí distinto, nunca me lamente de nada y nunca sentí la limitación evidente ante los ojos de los demás, mientras que esta era y es natural para mi.

Hoy, cuando el transcurso de los años la dolencia parece empeorar, el solo recuerdo de su tenacidad me mantiene firme, luchando una vez mas y logrando permanecer, contra todo pronostico, en una actividad de la que en ocasiones me sorprendo. ¿Por que, si él hizo lo mismo?, No se rindió nunca y su ejemplo es mi bastón espiritual para poder seguir caminando. Estoy seguro que allá donde esté sonreiría si fuera capaz de leer estas líneas y quizá pensaría que sus esfuerzos no fueron del todo inútiles ni cayeron en saco roto.

Aquella tarde de un Septiembre lejano...

Escrito por fviso 08-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://fviso.blogspot.es/img/violin.jpg  

En un rincón de la mente, guardado, no se en que recodo, estaba aquella imagen que no acierto a saber cual ha sido el desencadenante para que esta reviva hoy en todo su esplendor. Era una tarde luminosa de Septiembre, en la que el mortecino sol apenas daba el calor que debía. Un grupo de jóvenes ilusionados con el ya cercano comienzo del curso, comentaba a la sombra de uno de los innumerables árboles del Campo de San Francisco, sus ilusiones y proyectos ante una nueva vida que se abría ante ellos al incorporarse a los estudios universitarios. Habíamos sido compañeros de colegio durante tantos años que sin saberlo forjamos un lazo de hermandad que el tiempo se encargaría de destrozar con la distancia y los dispares quehaceres a los que más tarde nos incorporaríamos en esta vida. Juan Antonio, ya tenia plaza en santiago de Compostela para ir a estudiar Económicas, Isidro, marcharía a Madrid para hacer una carrera que en aquel entonces era algo extraña, seria informático, Rodulfo, dejaría sus estudios y se incorporaría a trabajar en un banco, mi hermano iniciaba Biológicas y mi sueño de cursar estudios de derecho, ya estaba fijado, Samuel seria medico al igual que Manolo, Carlos (su hermano), al que la vida le seria arrebatada tempranamente, soñaba con ser capitán de barco y Jesús, como era habitual en él, aún no tenia nada en mente, siempre terminaba haciendo las cosas a ultima hora y nunca tenia nada previsto para mas allá de dos días. Inquietudes de años jóvenes ante un nuevo futuro que se abría ante nosotros, dejábamos aquel colegio Marista que nos había acogido durante mas de 18 años y ahora un nuevo aire de libertad y mayor responsabilidad nos mantenía inquietos, ya no nos apetecían los juegos de niños que hasta entonces practicábamos en aquel parque, nos sentíamos mayores para jugar a las canicas o a las chapas y nuestros sueños comenzaban a abrirse camino. Era una tarde luminosa en la que por última vez estuvimos todos reunidos junto a aquella fuente en la que el sonido monótono del agua al caer, parecía apaciguar algo nuestros desvelos. Fue la última vez que vi. a muchos de ellos y hoy, no se por que he vuelto a recordar a aquel grupo de amigos que la vida terminó por separar, melodia inacabada de un viejo violín que aún no ha dejado de sonar.